¿No somos antimineros?

409041

 

José de Echave, en un largo correo, me pide que le demuestre que la ONG Cooperacción, de la que es miembro, es antiminera.

Encantado. En su programa de formación de líderes comunitarios, enfocado hacia la población rural “Desarrollo territorial y actividad minera”, preparado por Cooperacción en el 2013, sostienen que la minería colisiona con la agricultura y el medio ambiente; que la minería considera al territorio “un bien mercantil comercializable”; que “lucran del trabajo” y así.

Dicen –textualmente- lo siguiente: “Diversos estudios han demostrado que “las zonas mineras deberían ser consideradas como sitios potencialmente peligrosos para la salud” (Mejía y otros, 1999)”. ¿Potencialmente? Sí, con eso “forman” a los “líderes” locales.

Esta es una práctica común en el manual: inferir miedo en la población. La figura de un campesino dice: “En muchas comunidades de los Andes hacen pagos… a los seres y elementos que cuidan y resguardan los minerales. Si no se les pide permiso, pueden aparecer enfermedades e incluso sobrevenir la muerte…” ¿En serio? ¿Una ONG que en su misión dice promover “el conocimiento” de pronto es espiritista? ¿Les parece esto serio, ético y/o educativo?

Sostienen que “todas las fuentes de agua son usadas para las actividades de la empresa Yanacocha o han sido afectadas por otros proyectos mineros”. Para luego preguntar “¿Qué agua tendrán nuestros hijos en el futuro?”. Igual ocurren cuando hablan de Southern Perú. Otro dibujito dice: “Compañeros nadie va a meterse a nuestras tierras, no podemos quedarnos sin comida, aquí nosotros trabajamos agricultura, nos ganamos con el turismo y sacamos camarones, ¿por qué van a entrar los de SP con su proyecto Tía María?”. Y otro dibujito concluye “Necesitamos hacer una consulta para que la población decida si sigue o no el proyecto Tía María”.

Cooperacción, entre otras cosas, forma líderes. Para ello utilizan estos manuales de adoctrinamiento: cómo deben abordar el tema minero cuando se encuentran frente a otros ciudadanos de sus zonas, cómo deben “meter” las ideas, cómo deben interactuar con la empresa, y, por supuesto, cómo deben exigir sus demandas. Y si para ello recurren a “estudios”, “mitos” o lo que sea, ¡pues bienvenidos sean!

¿Y qué hacen después estos líderes? Bueno, lo que imaginan. Veamos el caso del Sr. Rodolfo Abarca, Presidente del Frente de Defensa de Cotabambas, alumno de Cooperacción y uno de los firmantes de la plataforma de lucha de setiembre del 2015. Entre otras cosas, solicita la demolición de la planta de molibdeno, de la planta de filtros y del almacén de concentrados (sin los cuales, es evidente, no puede operar la mina); exigen la renuncia de funcionarios de la empresa, a los cuales llaman “corruptos” en otro párrafo, el cierre de emisoras radiales (¿para que así ellos pueden envenenar a la población con sus mentiras?), el retiro de las oficinas de responsabilidad social, entre otras cosas imposibles de cumplir. Al final del texto dice, “caso de no ser atendido, Las Bambas no va”.

El caso de Las Bambas, por cierto, se ha centrado en la terrible muerte de una persona, pero ha dejado de lado otros hechos escabrosos y delictivos, como el pedido de cupos por el tránsito de los camiones y la extorsión, abierta, por US$6 millones.

El Sr. De Echave afirma en su carta no ser contrario la minería, pero no tengo dudas que hace su trabajo –sistemático- al seleccionar y difundir ideas hostiles a la minería en sus publicaciones. He buscado opiniones que contrastaran con las ideas negativas, para verificar si su postura era equilibrada o no sobre el tema, pero no he tenido éxito. Sobre los cientos de empresas mineras que operan en el país, ¿ninguna hace bien su trabajo? ¿No hay nada que rescatar?

El Sr. De Echave puede envolverse en todos los recursos retóricos que quiera, pero ahí están las muestras que me pide.

Al final de su carta me pide un espacio de réplica (lo que, dicho sea de paso, no es usual para una columna de opinión), ante lo cual le solicito –el día que recibo la carta- me permita responderle primero por vía privada al día siguiente; no obstante, el Sr. De Echave prefirió airear su carta sin darme el tiempo. Bueno, esos son sus modales. En todo caso, aquí mi respuesta.

Por Juan José Garrido, director de Perú21.

Todos los blogs

GameON

Javier Martínez Garralda

Cómics.21

César Santivañez

Castellano Actual

Castellano Actual

Sexo Sentido

Lorena Flores Agüero

El Otorongo

Los Oto-blogueros

Crónicas Marcianas

Carlos Chávarry