Conoce el Decálogo de la Redacción de Perú21

Decálogo

Esta redacción tiene un decálogo, el cual podemos ver impreso en diversas partes de la organización.

Fue elaborado en abril del 2015, con la finalidad de tener una serie de lineamientos básicos para redactores y editores.

Hay una versión larga que compartimos con ustedes y otra gráfica que es justamente la que cualquier invitado, visitante o miembro de la redacción encontrará en nuestro espacio de trabajo.

DECALOGO

 

Veamos la versión extensa de nuestro decálogo:

1.-Los periodistas de Perú21 tenemos como primera obligación la búsqueda de la verdad. Por ello, informamos desde nuestro mayor esfuerzo, diligencia y honestidad. (PR 2 y 11, vii). En Perú21 somos miembros de una cadena de confianza que comienza con el redactor y termina en el lector, e incluye al diario como institución, el director y los editores. Los periodistas de Perú21 tenemos una aspiración de verdad. Esto quiere decir que, en nuestra búsqueda de la verdad, debemos agotar todas las posibilidades de conocimiento, todos los medios a nuestra disposición. Los periodistas de Perú21, además, debemos reconocer y ser conscientes de nuestras limitaciones, entender que en esa búsqueda habrá hechos o circunstancias que no seremos capaces de descubrir. Lo que no podemos hacer es mentir con conocimiento de causa, intentar camuflar esas limitaciones. Si nuestra búsqueda de la verdad nos lleva a plantear posibilidades u opiniones sobre lo que pudo haber ocurrido o puede ocurrir en el futuro, debemos explicar de manera suficiente y convincente cómo hemos llegado a esa(s) convicción(es).

2.-En Perú21 escribimos con el lector en mente para que la información le sea útil en su toma de decisiones. (PR 5). La principal lealtad de los periodistas de Perú21 es con el lector, es para él para quien investigamos, contrastamos y producimos información. Esa información debe ser honesta, comprensible y contrastable. Por ello, escribimos de manera clara, ágil y concisa, para que la noticia pueda ser entendida por el lector sin la necesidad de acudir a otra fuente. Una nota periodística debe entenderse por sí sola. Los periodistas debemos ahorrarle trabajo al lector y ofrecer cada aspecto de la noticia en vez de presumir que ya está familiarizado con ella. El objetivo de nuestro trabajo es proveer al lector con la mejor información posible para que pueda tomar sus mejores decisiones.

3.-En Perú21 seguimos la “regla de oro”: ponernos en los zapatos de las personas sobre quienes informamos. (PR 11, v; 13 y 18, iii). Los periodistas de Perú21 debemos ser conscientes del poder que tenemos y de las consecuencias del uso inadecuado de ese poder. Una cita, una noticia, un titular, una viñeta, una portada, pueden destruir la vida de una persona. Ese no es el objetivo del trabajo periodístico en ningún caso, el objetivo es informar de manera justa y suficiente.

4.-Los periodistas de Perú21 mantenemos siempre nuestra independencia respecto a aquellos sobre quienes reportamos. (PR 1; 2 iv y 12, vii). Si existe algún conflicto de intereses entre el periodista o el periódico y el tema o sujeto de la información, este debe ser comunicado al editor, con quien se decidirá qué medidas tomar en base a las implicaciones y alcance del conflicto. En caso el editor y el periodista decidan seguir adelante con la información, el conflicto de intereses debe ser detallado de forma directa y suficiente en la propia nota.

5. Los periodistas de Perú21 conseguimos toda la información posible para contextualizar la noticia. (PR 2 y 15). Eso implica buscar las versiones de los involucrados, opiniones de expertos, datos históricos y casuística relacionada con el hecho de que informamos. Las noticias deben ser presentadas como parte de un proceso y dentro de un contexto, no como hechos aislados.

Redactores

6.-En Perú21 no publicamos ninguna denuncia si no ha sido verificada por, al menos, tres fuentes. El anonimato de una fuente es un último recurso, nunca la primera opción. (PR 2, 14 y 17). Nuestras fuentes pueden ser testimoniales o documentales. Si se cuenta con un testimonio debe buscarse por todos los medios otros dos testimonios o una prueba documental que lo convalide. Las fuentes documentales están un escalón por encima de los testimonios. La esencia de nuestro trabajo periodístico es la verificación. De cara a nuestros lectores una información no es buena o fiable o digna de confianza porque provenga de la fuente X o la fuente Y sino porque nosotros hemos podido verificarla. Los periodistas de Perú21 debemos intentar por todos los medios que la fuente autorice que su nombre sea publicado. No debemos nunca ofrecer anonimato a priori. Si la fuente se niega a autorizar la publicación de su nombre impreso y la información brindada por ella es fiable y valiosa, debemos explicar las razones del anonimato y la fiabilidad de la fuente. Debemos evitar el uso de genéricos como “fuentes relacionadas con…”, los lectores apreciarán siempre algún tipo de información adicional que, sin poner en peligro el anonimato de la fuente, explique o de luces sobre el origen y la fiabilidad de la información. Si es una única fuente anónima debe señalarse así, no esconderse en un plural falso. Los periodistas debemos poder responder, de ser necesario, ante el Director, el editor y el Defensor del Lector por el anonimato y la fiabilidad de una fuente.

7.-En Perú21 no publicamos ninguna denuncia sin haber buscado antes la versión del denunciado. Los periodistas de Perú21 debemos ser capaces de demostrar que hemos buscado esa versión ya sea por teléfono, email, redes sociales o a través de una tercera  persona relacionada con el sujeto. (PR 2 y 11, v) Si es imposible obtener la versión del afectado, los periodistas de Perú21 debemos señalar esa imposibilidad en la nota y debemos poder demostrar, de ser necesario, que intentamos acceder a ese testimonio de, por lo menos, dos maneras distintas.

SALA DE REDACCION

8.-En Perú21 respetamos el off the record. (PR 11, vii). Si una fuente indica que la información que nos brinda no puede ser publicada o atribuida, debemos honrar ese pacto. Si la información es relevante para una nota, debemos buscar verificarla de otra manera para así no comprometer el pacto de off the record asumido. Como periodistas debemos intentar, de manera respetuosa, que la fuente acceda a que esa información pase a on the record. Si, pese a ello, la fuente insiste en el off the record, debemos respetarlo siempre.

9.-Todas las declaraciones solicitadas por un periodista de Perú21 –en persona, al teléfono o por cualquier medio electrónico- deben quedar registradas.

Es habitual que las fuentes o los sujetos de la noticia, al ver sus declaraciones impresas, confrontados ante las consecuencias de lo que han dicho, decidan echarse para atrás y señalar que la reproducción de sus palabras no es precisa o que estas han sido tergiversadas o que nunca se produjo la declaración. En esos casos, la única defensa que tenemos es la grabación. Los periodistas de Perú21 debemos buscar reproducir de la manera más fiel posible las declaraciones obtenidas.

10.-En Perú21, si cometemos un error, rectificamos de inmediato y dejamos constancia de lo ocurrido. (PR 9, i y ii; 10, ii y 18)  Si descubrimos que hemos cometido un error –de cualquier índole- en una nota del diario (ya sea en la edición impresa o digital), debemos publicar una rectificación lo antes posible. Si es el redactor el que advierte el error, debe comunicarlo a su editor para encontrar la mejor forma de corregirlo. Si el error se encuentra en una nota digital, la corrección debe ser inmediata. Si el error ocurre en una nota de la edición impresa, la corrección y rectificación debe hacerse en la versión digital de esa nota de forma inmediata y en la edición impresa al día siguiente en el área destinada para ese fin. Ningún artículo debe desaparecer de nuestro archivo digital, debemos dejar constancia del error cometido y el cambio o la corrección.

 

 

Todos los blogs

GameON

Javier Martínez Garralda

Cómics.21

César Santivañez

Castellano Actual

Castellano Actual

Sexo Sentido

Lorena Flores Agüero

El Otorongo

Los Oto-blogueros

Crónicas Marcianas

Carlos Chávarry